Lunes a viernes de 9.30 a 14 horas y de 17 a 20 horas.Sábados de 10 a 13.30 horas. Tlf. 948 36 52 57 - WhatsApp 678 17 54 93
Cómo detectar problemas de audición en bebés y niños

Cómo detectar problemas de audición en bebés y niños

Los problemas de audición pueden afectar a personas de todas las edades, incluidos bebés y niños.

En el caso de los más pequeños, los padres y cuidadores deben estar alerta sobre la correcta audición por dos motivos:

  • Oír bien es fundamental para el correcto desarrollo social y educativo del niño.
  • Los niños tienen mayor dificultad que los adultos para detectar y/o expresar si sufren un problema de audición.

En la actualidad la mayoría de bebés son sometidos a pruebas para detectar pérdidas auditivas, pero en ocasiones la alteración se produce más tarde o avanza de forma progresiva. Por eso casi siempre son los padres o abuelos los primeros en descubrirla.

Principales síntomas de la pérdida de audición en bebés y niños

Según la edad a la que se manifiesten las dificultades de audición los síntomas son distintos.

En bebés y niños pequeños, cualquier alteración en el desarrollo normal debe ser tenida en cuenta:

  • Hasta el primer año, es importante distinguir si el bebé atiende a estímulos auditivos. Por ejemplo, si se altera ante sonidos fuertes, si reconoce la voz de sus padres (a los tres meses) o si gira la cabeza para mirar hacia el lugar de dónde procede un sonido (a los seis meses). Hacia el año de edad, la mayor parte de bebés son capaces de imitar sonidos o palabras sencillas.
  • Al año y medio los niños ya entienden frases sencillas y van incorporando palabras nuevas a su vocabulario cada semana.
  • Entre los dos y tres años, el niño ya debería ser capaz de entender órdenes simples, repetir frases y detectar de dónde viene un sonido.
  • A los cuatro años, un niño es capaz de expresar lo que le pasa, y a los cinco puede mantener una conversación sencilla.

Cuando ya son un poco más mayores, los problemas para oír correctamente se manifiestan por la necesidad de colocarse muy cerca de la tele, la necesidad de que le repitan frases con frecuencia, la falta de concentración o los problemas para entender frases de una habitación a otra.

  • En el cole, los alumnos con dificultades auditivas se muestran distraídos, necesitan mirar a sus compañeros con frecuencia para saber qué hacen y tienen problemas para entender lo que se les dice. En este punto es importante la colaboración de profesores, monitores o cuidadores, ya que ellos son los que mejor conocen cómo se comporta el pequeño en el aula.
  • Algunos niños se quejan de que no oyen bien y los padres lo interpretan como una excusa para su falta de atención. Este tipo de comentarios pueden revelar un problema auditivo y a veces son pasados por alto.
  • También es habitual que el niño mire con intensidad o se muestre muy concentrado cuando le están hablando, ya que necesita compensar con la vista aquello que no puede entender con el oído.
  • Mostrarse demasiado abstraído o aislado de su entorno también puede ser señal de que el pequeño no oye bien. Como le cuesta seguir las interacciones sociales, el pequeño reacciona aislándose de los demás.

Saber identificar los síntomas de un problema de audición en bebés y niños es importante para lograr un diagnóstico temprano. De esta forma se evitan problemas en el desarrollo del habla y el lenguaje, el rendimiento académico y las relaciones sociales.

Tags

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Óptica Iruña c/ Monasterio de Alloz nº4 (Pamplona/Iruña) Email: opticairuna@yahoo.es Tlf: 948 36 52 57 - WhatsApp 678 17 54 93